Número 5
Anticoagulantes orales en pacientes con fibrilación auricular

La fibrilación auricular (FA) es la arritmia cardiaca más frecuente y una de sus complicaciones más temida es la de riesgo embolico. Más del 80% de los pacientes con FA se beneficiarían de un tratamiento anticoagulante oral ya que se ha demostrado cómo este tratamiento reduce en aproximadamente un 60% el riesgo de ictus, y en un 25% el riesgo de mortalidad global por la bajada del riesgo embolico, pero a pesar de ello, los pacientes siguen presentando riesgo elevado.

La entrada de los nuevos anticoagulantes orales (NACOs) suponen un nuevo escenario donde no hay estudios que validen la utilidad de las escalas predictivas de riesgo trombótico y hemorrágico. Tampoco se conoce si el grado de conocimiento de la enfermedad influye en la adhesión de los pacientes al tratamiento y su influencia en el pronóstico.

Por tanto, este proyecto, liderado por el doctor Francisco Marín Ortuño del Servicio de Cardiología del Hospital Virgen de la Arrixaca, está enfocado a estudiar el nuevo escenario que presentan los NACOs y elaborar un registro de pacientes con fibrilación auricular en tratamiento con nuevos anticoagulantes orales.

 

El proyecto llevado a cabo por el grupo de investigación Cardiología Clínica y Experimental de la Universidad de Murcia plantea como objetivos, en primer lugar, el establecimiento de un registro de pacientes con fibrilación auricular no valvular en tratamiento con los nuevos anticoagulantes oralesen la Región de Murcia. En la elaboración del Registro colaborarán los hospitales Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (HCUVA, Murcia), Santa Lucía (HSL, Cartagena), Virgen de la Vega (HVV, Murcia), Hospital General Universitario Morales Meseguer (HGUMM, Murcia) y Rafael Méndez (HRM, Lorca)

A continuación, se analizan los cambios de los anticoagulantes, estuduando, de un lado,  su correcta indicación en los pacientes, mediante la comprobación del grado de conocimiento de la terapia anticoagulante y de la enfermedad por parte de los pacientes y, de otro,  las variables asociadas a una menor adhesión a la terapia estimada por escalas de cumplimiento como la PACT-Q (incluyendo situación socioeconómica, apoyo social, etc.)

El estudio incluye la observación de los anticoagulantes orales mediante el análisis de la tasa anual de acontecimientos adversos en el seguimiento a dos años, el estudio de la aplicabilidad de las nuevas escalas de estratificación de riesgo trombótico y hemorrágico y la importancia de los factores de riesgo cardiovascular clásicos en identificación de pacientes de alto riesgo. Finalmente, se observan los efectos en el pronóstico de las características de los pacientes analizados en su situación basal, así como la influencia del grado de conocimiento de la enfermedad y de la adhesión a la terapia.

 

Imagen: trombo en orejuela izquierda de paciente con Fibrilación auricular. Sanchís et al. Rev Esp Cardiol 2016