Número 20
La exposición a la luz podría ayudar a mejorar el tratamiento del TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), ampliamente investigado en el campo educativo y de ciencias de la salud, es uno de los trastornos neuropsiquiátricos más comunes en la infancia, que además sigue una trayectoria estable en el ciclo vital del individuo.

 

Considerado un importante problema de salud pública, en las últimas décadas se han realizado numerosas investigaciones para identificar los marcadores biológicos que apoyen el diagnóstico netamente clínico. La Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psiquiatría han hecho grandes esfuerzos por aunar criterios diagnósticos basados en la valoración comportamental y clínica del individuo. El resultado ha sido la elaboración de sistemas de clasificación clínica que coinciden en los síntomas nucleares, en el mantenimiento de las conductas a través del tiempo y en la expresión de estas en, al menos, dos contextos diferentes.

 

Todos los expertos coinciden al afirmar que el diagnóstico y el abordaje terapéutico en las edades más tempranas son clave. Las alternativas farmacológicas más utilizadas actualmente son el metilfenidato y la atomoxetina, pero la limitación en los recursos sanitarios disponibles plantea la necesidad de priorizar entre las distintas intervenciones y programas.

 

En este marco, la Fundación Séneca apoya un proyecto sobre fototerapia aplicada al TDAH, a cargo de la investigadora Diana Martella, del Instituto de Estudios Sociales y Humanísticos de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de Chile. El objetivo de este estudio es evaluar la eficacia de un tratamiento no-invasivo alternativo y/o complementario, basado en la exposición a la luz.

 

“Hay datos que muestran que muchas condiciones caracterizadas por síntomas similares al TDAH se benefician de la exposición a la luz, la cual induce niveles más altos de atención y mejora el rendimiento en tareas cognitivas”, indica la investigadora. Para comprobar la eficacia del tratamiento, en el estudio participarán niños con y sin diagnóstico. Cada participante tendrá una primera evaluación con tests conductuales y electrofisiológicos (EEG), siendo expuesto a una lámpara que emite una luz tenue (2500 lux) por un mínimo de 30 minutos, una vez al día durante dos semanas. Los efectos de la exposición serán evaluados semanalmente y con un seguimiento de uno a tres meses, repitiendo los tests utilizados en la sesión de evaluación inicial.

 

 

Síntomas y prevalencia

A la hora de plantear su proyecto, Diana Martella ha tenido en cuenta diversos estudios sobre el TDAH, trastorno que se caracteriza por una marcada heterogeneidad de los síntomas nucleares de inatención, impulsividad e hiperactividad, que se asocian a una amplia gama de resultados negativos en los sujetos afectados. “A pesar de los esfuerzos sustanciales para definir la prevalencia, las tasas son altamente variables, yendo desde un 1% hasta casi un 20% de niños en edad escolar”, señala.

 

En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, en su 5ª versión, se amplía la edad de aparición de los síntomas de TDAH, con inicio menor a los 12 años de edad, no teniendo cambios significativos respecto a la cantidad mínima de síntomas para su diagnóstico, y considerándose como una patología psiquiátrica con continuidad desde la niñez hasta la etapa adulta. Otros estudios indican que el TDAH se presenta con una alta tasa de comorbilidad psiquiátrica, de hasta un 87%.

 

También son relevantes los problemas de desarrollo cognitivo y socioafectivo que presentan los niños con TDAH. Dichos problemas podrían estar vinculados con una menor calidad de vida del niño o adolescente, pudiendo mermar el funcionamiento biopsicosocial del adulto.

 

 

Diana Martella, del Instituto de Estudios Sociales y Humanísticos de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de Chile, desarrolla el proyecto Intervención basada en Fototerapia en el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Diana ha disfrutado de una ayuda de la Fundación Séneca para realizar una estancia visitante en el Dpto. de Psicología Básica y Metodología de la Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia.

 

La investigadora con el profesor Fuentes del Dpto. de Psicología Básica y Metodología de la Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia.