Número 7
“Los jóvenes deben aprender a pensar de forma creativa cuanto antes”

Hebocon Región de Murcia, organizada por la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa y la Fundación Séneca, es una forma divertida de iniciarse en la robótica: a través de una competición de lucha tradicional de sumo entre robots fabricados con materiales muy simples y de bajo costo, y con una tecnología sencilla, pues no requieren sensores ni programación. Aunque se originó en Japón, ya se ha extendido por más de veinte países. El próximo 20 de diciembre la Región de Murcia acogerá la primera edición de Hebocon, en el Auditorio y Centro de Congresos Victor Villegas, dirigida a jóvenes entre trece y quince años. Por este motivo, durante la SeCyT’17 se llevará a cabo un taller de construcción de este tipo de robots y así conocer la importancia de esta iniciativa.

 

F.S. ¿Cómo conoció el Torneo Hebocon?

D.C A través de Internet. Surgió discutiendo sobre el ‘Stupid Hackaton’, un evento para desarrollar ideas totalmente idiotas que sirven para resolver problemas que no existen: una buena crítica al ‘perfecto’ producto de diseño y tecnológico que intentan vendernos  hoy en día. En nuestra escuela universitaria trabajamos el diseño crítico, intentando provocar una reacción emotiva en el usuario, sin fijarnos en la estética del objeto. Constantemente estamos buscando este tipo de descubrimientos para aplicar en educación y en otros ámbitos.

 

F.S. En 2016 promueve la primera Hebocon de España, concretamente en la Universidad Politécnica de Valencia. ¿Cómo surge?

D.C Cuando conocí Hebocon pensé que era una buena iniciativa para acercar a los nuevos alumnos con estudiantes veteranos y profesores, así como para que los trabajadores de una empresa ‘se suelten’ y den rienda suelta a su creatividad. Un grupo de alumnos de la Universidad Politécnica de Valencia me pidió que hiciera de juez en una competición anual de robótica que organizaban. Y les dije que sí, siempre que fuera un torneo de robots estúpidos. Así surgió esa primera Hebocon en España, donde conté con la ayuda de Nerea de la Riva, cuatro veces campeona del mundo de Robótica. La convocatoria de Valencia funcionó muy bien, y luego la volvimos a repetir con éxito en mi Escuela de Malmo (Suecia), en Madrid, Barcelona… alcanzando cada vez más relevancia.

 

F.S. También fue jurado de la Final de Tokio de aquel año, invitado por su creador (Daiju Ishikawa). ¿Cómo fue la experiencia?

D.C Conocer a su creador y poder profundizar en la cultura japonesa fue una experiencia muy enriquecedora. El torneo ideado por Daiju Ishikawa desde el principio me pareció un buen evento para juntar a la gente y por su fuerte poder pedagógico, pues permite a los jóvenes aprender conceptos de electricidad y mecánica de forma divertida y rápida.

 

F.S. Hebocon Región de Murcia está dirigida a jóvenes innovadores y creativos, ¿qué opina de nuestro enfoque?

D.C Me parece una iniciativa estupenda. Creo que es la primera vez a nivel mundial que se organiza a esta escala, destinado a un grupo de participantes tan amplio y como actividad de iniciación a la tecnología para jóvenes de toda la Región. Es el camino a seguir para despertar vocaciones y aumentar el interés de los estudiantes en este campo.

 

F.S. Es curioso que el creador de Arduino se interese en una competición de robots que no tienen placa, ni sensores. ¿Podría explicarnos por qué?

D.C Al igual que muchos de mis compañeros profesores, soy partidario de que los jóvenes aprendan a pensar de forma creativa cuanto antes, pues son muchos los que llegan a la universidad sin esta cualidad, sin asimilar lo que realmente significa ser estudiante.

Creo que los chavales tienen que aprender a ‘soltarse’ y a pensar de manera rompedora, novedosa y creativa; como dicen los ingleses, ‘thinking out of the box’. Debemos plantearles conflictos para que desarrollen el pensamiento crítico cuanto antes y presenten ideas provocativas, radicales. Por eso me interesa Hebocon, porque es de gran utilidad en el ámbito educativo como herramienta para acercar y abrir la tecnología al mayor número de personas posible.