Número 3
Nueva herramienta para conocer las innovaciones léxicas del español

Con más de 2.400 voces recopiladas y 4.000 citas para mostrar su uso en contexto, el ‘Diccionario de neologismos del español actual’, NEOMA, ha visto la luz gracias a al proyecto de investigación en Humanidades y Ciencias Sociales ‘Actualización del léxico del español en la prensa de Murcia y Alicante’, financiado por la Fundación Séneca y dirigido por la doctora Mª Carmen Sánchez Manzanares, del grupo de Teoría de la Comunicación e Historiografía Lingüística de la Universidad de Murcia.

 

Este diccionario es un recurso electrónico de acceso abierto y gratuito desde cualquier navegador, a través de la web www.um.es/neologismos, en el que se recogen las nuevas voces del español usadas en la prensa de Murcia y Alicante, con la particularidad de que, además de los usos neológicos del idioma peninsular, se presentan voces usadas en dichas provincias de forma diferencial con respecto a otras variedades del español.

 

Además de consultar neologismos, esta publicación electrónica ofrece la posibilidad de conocer su procedimiento de formación o su vía de ingreso en la lengua, entre otros aspectos, pudiéndose filtrar toda la información recogida de modo selectivo.

 

Los neologismos registrados en el diccionario se han detectado en los diarios de mayor tirada editados en Murcia y Alicante entre mayo de 2011 y mayo de 2014 (‘La Verdad’ y ‘La Opinión’ de Murcia y ‘La Verdad’ e ‘Información’ de Alicante) y se han identificado partiendo del criterio de su no inclusión en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española (en su edición de 2001). De esta manera, si una voz no estaba recogida en este diccionario en dicho periodo, se ha considerado neológica, aunque lógicamente algunas de las entradas que registra NEOMA se incluyeron posteriormente, en 2014, en la última edición del diccionario académico.

 

Mientras que el nuevo léxico no sea recogido por los diccionarios generales de lengua, los compendios de voces neológicas, como NEOMA, pueden resolver las dudas de gran número de usuarios, tanto especializados como no especializados. Además de ser útil para cualquier hablante que necesite averiguar el significado o la forma escrita de alguna de las innovaciones léxicas, su información es de interés para determinados colectivos de profesionales preocupados por el buen uso de la lengua: periodistas, docentes, correctores de estilo, publicistas, traductores, etc.

 

Entre las aplicaciones de NEOMA están su aportación a la actualización de los diccionarios de lengua y la datación de las voces para futuros repertorios históricos o etimológicos. También contribuye al conocimiento de las tendencias en el cambio léxico del español y a la historia social de esta lengua con gran proyección internacional, por lo que es un recurso de indiscutible valor.

 

‘Estudios de neología del español’

Otro resultado destacable de este proyecto es la publicación ‘Estudios de neología del español’ (Editum, 2016), donde se reúnen ocho trabajos de investigación de una de las ramas de la lexicología que más auge ha experimentado en los últimos años: la neología léxica. Como bien señala la doctora Mª Teresa Cabré en el prólogo del libro, el auge está relacionado “con la evolución social y económica” en los países desarrollados, pero también es deudor de la preocupación de determinados colectivos por el uso y la conservación de las lenguas propias “en un contexto proclive a la uniformidad y a la prevalencia de unas lenguas sobre otras”. De ahí que la gestión de los recursos neológicos pueda influir en el posicionamiento estratégico de una lengua en el concierto internacional.

 

El proyecto de investigación ‘Actualización del léxico del español en la prensa de Murcia y Alicante (NEOMA, dirigido por la Prof.ª Mª Carmen Sánchez Manzanares, estuvo financiado por la Fundación Séneca con cargo a la convocatoria “Ayudas para la realización de proyectos de investigación en Humanidades y Ciencias Sociales” integrada en el Programa de Apoyo a la Investigación 2010.

 

Foto cabecera: fotografía de Policarpo Sánchez Manzanares, que sirvió de base a la cubierta del libro.