Número 21
Trampas Extracelulares de Neutrófilos para mantener la sangre a raya

Expertos en Hematología del departamento de Medicina Interna de la Universidad de Murcia, liderados por Vicente Vicente García, que trabajan en el Hospital Universitario Morales Meseguer y Centro Regional de Hemodonación , siendo el grupo de Hematología y Oncología Médica del Instituto de Investigación Biosanitaria de la Región de Murcia (IMIB) están estudiando dos aspectos de relevancia relacionados con la covid-19: el impacto de la pandemia en la transfusión sanguínea y los mecanismos responsables del estado de hipercoagulabilidad que se genera en estos enfermos, y que dan lugar a una alta tasa de complicaciones tromboembólicas.

 

Estas complicaciones, junto a la insuficiencia respiratoria, son una de las más importantes manifestaciones clínicas de los pacientes con covid-19, de ahí la urgencia de ahondar en esta línea de investigación. Pese a que han sido numerosas las publicaciones realizadas en este campo, quedan muchos interrogantes por aclarar, que en buena parte coinciden con los intereses y experiencia investigadora del grupo liderado por Vicente Vicente, catedrático de Hematología.

 

Para evaluar parámetros como la hipercoagulabilidad –tendencia a coagular la sangre más rápidamente de lo normal–, durante el periodo inicial de la pandemia (del 10 de marzo al 15 de abril de 2020) se recogieron muestras séricas, y plasmáticas, ADN y datos clínico-biológicos de 150 pacientes consecutivos que ingresaron en los Hospitales universitarios Reina Sofía y Morales Meseguer de Murcia. En concreto, para el estudio de pruebas globales de hemostasia (prevención y detención de las hemorragias), el sistema seleccionado ha sido el test de generación de trombina (enzima que favorece la coagulación de la sangre), del que actualmente existe escasa información en la bibliografía covid-19 y para el que este grupo dispone del equipamiento y el software de análisis necesarios. En este ámbito, los investigadores esperan, entre otros objetivos, identificar nuevos biomarcadores que aporten información pronóstica y realizar un mejor manejo clínico del paciente covid-19, especialmente atendiendo al uso y dosis de terapia anticoagulante.

 

 

Trampas Extracelulares de Neutrófilos

La infección por SARS-CoV-2 reúne todas las características de un estado de tromboinflamación. Por ello, es la situación adecuada para ver el comportamiento y papel que juegan, como nuevos marcadores del proceso, las Trampas Extracelulares de Neutrófilos (NETs), una red o barrera física de ADN que en muchos casos evita la dispersión de los microorganismos e incluso facilita su muerte al favorecer una alta concentración local de moléculas antimicrobianas.

 

El estudio se realiza tanto en el momento agudo, como en las muestras tomadas tras el tratamiento con Dexametasona o Remdesivir, para evaluar si estos fármacos ejercen diferente efecto en la respuesta tromboinflamatoria. “Se está realizando un seguimiento pormenorizado de pacientes con distinto tratamiento y esperamos obtener buenos resultados a la hora de demostrar el potencial valor de estos marcadores en la eficacia de tratamientos inmunomoduladores y antiinflamatorios”, señala Vicente Vicente.

 

 

Tono vascular

En la línea de estudios recientes sobre la covid-19 que muestran que en las complicaciones pulmonares participa una alteración de los vasos sanguíneos, los investigadores de la Universidad de Murcia también pretenden arrojar luz en la relación de la endotelitis –inflamación del endotelio– con la evolución clínica, estudiando y caracterizando la alteración de esta monocapa de células que recubre los vasos sanguíneos y que regula el flujo a través del tono vascular, entre otras importantes funciones.

 

Aportar nuevos datos sobre el papel de la antitrombina –el principal anticoagulante endógeno– y la ruta de contacto e identificar factores genéticos son otros de los objetivos que persiguen los investigadores murcianos, que cuentan con la colaboración de expertos de las prestigiosas universidades de Lund (Suecia) y Nottingham (Reino Unido).  Además del posible valor pronóstico de la antitrombina, “creemos que nuestro trabajo puede cambiar radicalmente el papel de este anticoagulante en otras condiciones y se podría desarrollar un sistema capaz de inducir un incremento natural de los niveles de antitrombina en plasma que podría ser beneficioso no solo en covid-19, sino en otras muchas situaciones (deficiencia congénita de antitrombina, sepsis, etc.)”, destaca el catedrático.

 

En resumen, en su apartado de la hipercoagulabilidad, los objetivos finales del proyecto pasan por conocer el efecto de la infección por SARS-CoV-2 en el sistema hemostático, identificar nuevos biomarcadores (analíticos y genéticos) con valor pronóstico para un mejor manejo clínico y establecer dianas que permitan el uso de nuevos fármacos que reduzcan las complicaciones trombóticas y la mortalidad de estos pacientes. Todo un reto para el que los investigadores han tenido que adaptarse a la avalancha de conocimiento generado durante estos últimos meses.

 

 

Seguridad transfusional

La otra gran línea de investigación de este proyecto pretende estudiar el efecto de la pandemia en la transfusión sanguínea. En este ámbito, los investigadores esperan poder ofrecer información que consolide datos ya disponibles sobre la ausencia de transmisión sanguínea del virus, y aportar nuevas evidencias de la completa seguridad transfusional de componentes sanguíneos obtenidos incluso de sujetos asintomáticos que acudieran a donar sangre. Además, en la gestión de los derivados sanguíneos, una vez analizadas las estrategias implementadas para reducir el impacto de la pandemia en la donación durante el año de observación, este grupo estará en condiciones de decir cuál es la más efectiva y, por tanto, candidata a repetirse en el futuro, pudiendo diseñar planes de contingencia ante nuevas olas de esta enfermedad o situaciones similares.

 

 

El proyecto 'Hemovigilancia, seguridad transfusional y mecanismos de trombosis en la era covid-19', está dirigido por el catedrático Vicente Vicente García, del departamento de Medicina Interna de la Universidad de Murcia. El grupo de investigadores, con amplia experiencia en Medicina transfusional y enfermedad tromboembólica, desarrolla su actividad en el Instituto de Investigación.