Número 19
Cómo llegar a ser una científica que quiere encontrar la cura de enfermedades

 

Describa en 5 líneas su Currículum

Mas de 15 años estudiando como modular los mecanismos moleculares de la respuesta inmune en diversas enfermedades como es el rechazo en el trasplante, infecciones y enfermedades autoinmunes asociadas al envejecimiento y cáncer. Comencé como técnico licenciada (2003) en el Hospital virgen de la Arrixaca, en Cirugía experimental, donde posteriormente realicé mi tesis doctoral (2008), en biología, durante 5 años.  Posteriormente me marché a New York ha realizar una etapa de entrenamiento postdoctoral durante otros 5 años. Regresé a la Universidad de Murcia-IMIB Arrixaca como investigadora postodoctoral, y encontré financiación para desarrollar mi actual proyecto de investigación como investigadora principal, intentando formar mi grupo y consolidarme independientemente.

 

¿Qué está investigando actualmente? ¿Cuáles son sus aplicaciones?

Estamos estudiando los mecanismos moleculares de la fallida defensa inmunológica que acontecen en el tumor cerebral de glioblastoma. Intentamos buscar las moléculas diana clave que se manifiestan durante la formación del tumor, en las células que deberían actuar como defensa contra el tumor, pero que contrariamente lo ayudan a desarrollarse. Encontrando las dianas clave del desarrollo de la enfermedad podremos diseñar futuras terapias o fármacos para en un futuro tratar este tipo de cáncer, tan agresivo.

 

¿Por qué decidió estudiar Biología?

Quería ser medico, pero me dí cuenta que quería indagar más y encontrar la cura de las enfermedades. La medicina siempre ha estado muy limitada y ha necesitado del apoyo de los científicos. Además, mi curiosidad y pasión por las ciencias naturales desde niña, me llevó a querer ser una bióloga finalmente.

 

¿Cuál ha sido su experiencia como mujer en la carrera investigadora?

Muy dura pero muy satisfactoria. Las mujeres inevitablemente, estamos llenas de hormonas que nos hacen ser mas viscerales, sentimentales y emotivas. Esos talentos, a veces, pueden ser peligrosos en determinadas situaciones, sino sabemos aprovecharlos. Pero si aprendemos a utilizarlos, son la mejor virtud ante cualquier situación, incluida la carrera investigadora.

En mi profesión es mas difícil la desigualdad, porque podemos finalmente demostrar nuestras capacidades como líderes de una investigación después de obtener hallazgos científicos. Afortunadamente, no recuerdo ningún momento de desigualdad en mi carrera entre compañeros. Lo que si resaltaría es que lo que nos discrimina es la maternidad. En mi profesión no existen realmente parones o bajas maternales completas y reales donde desconectes y te desligues por un tiempo de tu profesión y puedas dedicarte a tus hijos. Tenemos que estar al máximo siempre investigando, y no salir de la carrera, sino perdemos nuestra posición profesional.

 

¿Cómo animaría a los jóvenes que quieran ser cientific@s?

Es una carrera muy dura pero muy satisfactoria. Aprendes y aplicas todo tipo de trabajos en ella: Hacemos tareas que podrían relacionarse con ser escritor, divulgamos como periodistas con ideas de venta y marketing para poder obtener financiación, hacemos experimentos como si se tratase de recetas de cocina, gestionamos los gastos de nuestras investigaciones como si tuviéramos nuestra propia empresa; creamos y diseñamos mas allá de la imaginación, nuestros proyectos de investigación como si fuéramos artistas. Jamás te da tiempo a aburrirte y sigues creciendo y evolucionando siempre. Si quieres ser científico, no pongas límites en tus sueños. Querer es poder y los límites los pone cada uno. En realidad, lo importante es seguir soñando sin límites, creer en uno mismo y proponerse luchar por lo que uno quiere y desea ser en la vida.

 

Rut Valdor Alonso disfruta de un contrato posdoctoral en la Universidad de Murcia-IMIB Arrixaca