Número 14
La obra artística sin fronteras espacio-temporales

Las fronteras espaciales y temporales entre diferentes países y culturas se han disuelto en la sociedad actual debido a un proceso de interconexión, comunicación y correspondencia a escala global. Durante las últimas tres décadas, las tecnologías de la comunicación se han ido desarrollando y extendiendo por todo el mundo a gran velocidad, permitiendo la comunicaciónen tiempo real entre zonas remotas del planeta. Internet, ordenadores personales, redes wifi, teléfonos 4G, televisión a la carta, sistemas de transporte más rápidos y económicos permiten a los ciudadanos estar conectados, tanto física como virtualmente. Ya no existen problemas con las distancias, ni con el tiempo. Los mensajes llegan inmediatamente a su destino, independiente de su ubicación física.

 

Conectar los interrogantes que atraviesa el arte frente a este nuevo contexto surgido de la globalización es el propósito de una interesante tesis que está desarrollando la investigadora murciana María Luz Ruiz Bañón, del departamento de Bellas Artes de la Universidad de Murcia, con el apoyo de la Fundación Séneca. El punto de partida de este trabajo se establece en 1989, año en el que cae el muro de Berlín, símbolo de frontera e incomunicación por excelencia a lo largo del siglo XX, simbolizando el punto de inflexión de lo que va a ser la sociedad global desde ese momento.       

 

En este entorno se produce también un cambio en los paradigmas artísticos. El espacio de trabajo del creador no es igual al de años anteriores, por lo que su obra tampoco lo va a ser en muchos de los casos, según la autora. Los artistas se enfrentan a las nuevas tecnologías, a la ruptura de la narrativa lineal en el espacio y el tiempo, a un mundo globalizado y multicultural… Se encuentran ante nuevas posibilidades de expresión que les permite generar nuevas disciplinas artísticas. “Actualmente pueden producirse simultáneamente distintos estilos artísticos en diferentes lugares del mundo, con características híbridas -ya que unos influyen en otros-o completamente independientes”, apunta la autora.

 

La investigación aborda un ambicioso campo de trabajo que todavía no está suficientemente explorado. Las nuevas disciplinas quedan fuera de lo que la Historia del Arte abarca y la antigua catalogación cronología ya no es válida. Por ello, una de las aportaciones centrales de la tesis es el establecimiento de un estudio sobre cómo se articula y configura la obra artística contemporánea afectada por las nuevas temporalidades y enmarcada en lo que se puede denominar ‘nuevas humanidades’. Para ello se analiza la relación entre lo contemporáneo y lo anacrónico, “la fusión y elasticidad de ambos conceptos desplegados en la obra contemporánea de las tres últimas décadas”. En este sentido, el estudio y análisis de las producciones artísticas contemporáneas contribuyen de manera determinante a definir la nueva estructura espacio-temporal en la que la sociedad está inmersa.

 

 

Reflexión sobre el tiempo y su elasticidad

Además de esta investigación teórica, la tesis contiene una parte práctica centrada en el análisis y experimentación mediante la producción e intervención artística propia. Este trabajo pretende generar una reflexión sobre el tiempo y su elasticidad, así como “marcar una lucha contra la superioridad y dominación del tiempo del reloj impuesta por el capitalismo, que intenta controlar cada segundo de nuestra vida para volverla más productiva”, afirma la autora, quien puntualiza que “este control se ha incrementado en las últimas décadas por la globalización y generalización del uso de móviles y ordenadores”.

 

El objetivo final de este exhaustivo análisis es, en palabras de Ruiz Bañón, lograr que “el espectador se plantee su lugar en el mundo, piense sobre cómo afectamos a los espacios y cuestione el ritmo frenético y constante marcado por la visión socioeconómica y las consecuencias que tiene todo ello en nuestra vida diaria”.

 

María Luz Ruiz Bañón es contratada predoctoral de la Fundación Séneca y está desarrollando su Tesis ‘Temporalidades críticas y espacialidades desbordadas: análisis de los comportamientos heterocrónicos y anacrónicos en la obra de arte contemporánea entre 1989 y 2015’ en el departamento de Bellas Artes de la Universidad de Murcia.