Número 19
"Merece la pena ser científico por la sola razón de disfrutar de tu trabajo toda la vida"

 

Describa en 5 líneas su Currículum

Obtuvo la Licenciatura de Biología en el año 1989 y el Doctorado en 1992 por Universidad de Murcia. En 1991 realizó un Máster en Ciencia y Tecnología del Agua. Becada por British Council realizó una estancia postdoctoral de 2 años en Reino Unido. Desde 1998 es Investigadora del CEBAS-CSIC, obteniendo la escala de Profesora de Investigación en 2009, creando su propio Grupo en el año 2010.

Durante su actividad investigadora tiene 118 publicaciones SCI. Ha liderado 32 proyectos de investigación, ha dirigido 12 tesis doctorales y ha recibido 5 premios. En cuanto a las actividades de transferencia de tecnología, tiene 4 patentes licenciadas y ha participado en la creación de 2 empresas Spin-Off del CSIC.

 

¿Qué está investigando actualmente? ¿Cuáles son sus aplicaciones?

Actualmente mi grupo lleva 3 líneas de investigación basadas en las aquaporinas (o canales moleculares de agua), todas ellas con un alto componente de aplicación. En mi grupo somos conscientes que desde quese inicia la tesis doctoralhay que investigar mirando a la sociedad, buscando bases para solución de problemas e innovando en productos.

En la primera línea de investigación, estudiamos la optimización de la absorción de agua por las plantas. Tratamos de lograr que los cultivos necesiten menos agua y menos nutrientes para completar su ciclo de vida, manteniendo o incluso mejorando producciones y rendimientos. Para ello, estudiamos la actividad de las aquaporinas y su relación con la resistencia al paso del agua a través de la planta. Podemos incidir sobre la presencia y la apertura y cierre de estas aquaporinas y lograr un uso más eficiente del agua en la planta.

En la segunda relacionamos la presencia y actividad de las aquaporinas con enfermedades de las plantas a consecuencia de estreses ambientales. En esta línea tratamos de encontrar una o varias aquaporinasque  funcionen de forma inadecuada para que podamos modificar su respuesta frente a esos estreses (aguas de mala calidad, temperaturas altas, sequía, salinidad…). Esta línea de investigación es de aplicación a corto plazo ya que nos permite incidir sobre estas aquaporinas (hacer que permanezcan abiertas y funcionales) para evitar pérdidas en los cultivos, como el rajado de los frutos, la muerte apical, etc.

En la tercera línea de investigación, utilizamos vesículas de membrana enriquecidas en aquaporinas como nanoencapsuladores de compuestos. En esta línea tenemos proyectos en los que estudiamos la penetrabilidad en piel humana para aplicaciones tópicas, en intestino para mejorar absorciones y en hojas de plantas como nanofertilizantes.

 

¿Por qué decidió estudiar Biología?

La Biología fue mi vocación desde que estaba en el colegio, me interesaba mucho todo lo “vivo”. Las estructuras biológicas, los mecanismos de funcionamiento órganos, las conexiones entre células…Tenemos que poner en contexto esos años, en los que la Biología era una ciencia con pocas salidas laborales y todos decían que para era una opción poco práctica (aconsejaban estudiar Medicina). Sin embargo, tenía claro que la clínica no era lo que me gustaba.

Aunque la profesión de investigación científica era mi sueño cuando comencé los estudios de Biología, realmente era complicado pensar en poderlo llevar a cabo. Sin embargo, comencé como alumna interna en la facultad y me di cuenta que dedicarse a la investigación era posible. Al terminar, me dieron la oportunidad de realizar el doctorado en el CEBAS-CSIC. En los años postdoctorales estuve en el extranjero y me consideraron mucho ya que me ofrecieron contratos en Alemania y Australia. Pero en España salieron unos contratos de reincorporación de doctores y me volví al CEBAS-CSIC para conseguir ejercer mi profesión de una forma estable.

 

¿Cuál ha sido su experiencia como mujer en la carrera investigadora?

Tengo que reconocer que tardé en darme cuenta de mis barreras como mujer y de cómo había afectado a mi propia carrera. Fui consciente de ello cuando llegué a ser Profesora de Investigación, siendo mucho más joven que cualquiera de mis compañeros. A partir de ahí, mi realidad cambió y me di cuenta que mis compañeros lo tienen todo muy fácil por el hecho de ser hombres. Ellos están, aparecen y figuran sin molestarse. Yo tenía que trabajar mucho más, mientras que ellos estaban cómodos. Sin embargo, he conseguido darle la vuelta a las estadísticas. Aunque el techo de cristal existe, desde mi posición hago todo lo posible para romperlo e intento ayudar a todos los jóvenes a ver las cosas desde un punto de vista igualitario y tolerante.

 

¿Cómo animaría a los jóvenes que quieran ser cientific@s?

Merece la pena ser científico por la sola razón de disfrutar de tu trabajo toda la vida. Te levantas todos los días con la ilusión de pensar qué te deparará el día (nuevos resultados, nuevas líneas de trabajo, nuevas técnicas analíticas…).Estoy de acuerdo que hay que cambiar muchas cosas para conseguir que España tenga una carrera investigadora más estable y segura, pero también tengo que decir que no conozco a nadie que haya pasado por mi grupo que ahora no tenga un trabajo estable. En universidad, en empresas o incluso en centros de investigación extranjeros. Esto último por motivos de decisión personal, no por obligación. Se trata de una carrera larga, porque requiere una gran formación pero no tan inestable si se trabaja con pasión.

 

Micaela Carvajal Alcaraz, investigadora del CEBAS-CSIC y lidera el proyecto Prueba de Concepto 'Implentación del procedimuiento para estimular de la síntesis de glucosinolatos en brócoli por medio de la palicación foliar elicitadores'