Número 13
Prevenir enfermedades desde la etapa intrauterina

La importancia que tienen las exposiciones prenatales de los bebés -durante el embarazo de sus madres- y sus posteriores efectos en la salud, tanto en la infancia y adolescencia como en la edad adulta, es un hecho sobre el que actualmente existe un amplio consenso en el ámbito científico.

 

Los expertos coinciden en que las exposiciones medioambientales -principalmente a compuestos disruptores endocrinos (CDE)-, ciertos hábitos de vida y determinadas medicaciones en la etapa intrauterina podrían estar detrás de patologías o enfermedades que aparecen en la etapa posnatal. Entre los citados compuestos se encuentra una gran variedad de sustancias químicas de uso hortofrutícola (plaguicidas, fungicidas, etc.), industrial o comercial (bisfenol A, parabenos, filtros ultravioleta...).

 

El Programa de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente (UNEP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han publicado recientemente una exhaustiva revisión y puesta al día acerca de la relación entre exposiciones medioambientales (principalmente a CDE) y su repercusión en la salud humana. Junto con desórdenes metabólicos, endocrinos o del neurodesarrollo y cáncer, la salud reproductiva ocupa un lugar predominante en dicho documento, mostrando la importancia que está adquiriendo la asociación entre exposiciones medioambientales y la afectación de la salud reproductiva humana.

 

Por otra parte, también se sabe que la exposición intrauterina al humo del tabaco o ciertos medicamentos, como analgésicos/antipiréticos o antiinflamatorios no esteroideos (AINES), también podrían tener efectos perjudiciales en la descendencia.  

Así pues, las exposiciones prenatales son extremadamente importantes para el desarrollo ulterior de los individuos. En este contexto, la distancia anogenital (AGD) es un marcador del ambiente hormonal prenatal en mamíferos, convirtiéndose en un biomarcador muy útil para evaluar las exposiciones intrauterinas a tóxicos, contaminantes u otras sustancias potencialmente perjudiciales (medicaciones, etc.).

 

 

Estudios en humanos

Existen numerosos estudios en modelos animales que muestran el efecto que el entorno hormonal intrauterino puede ejercer sobre el sistema reproductivo masculino y femenino en la edad adulta. No obstante, los estudios en humanos empezaron hace sólo una década en bebés o sujetos infantiles y existen todavía pocos trabajos al respecto. En este marco, Jaime Mendiola Olivares, del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, está realizando una estancia de investigación para un proyecto de tesis titulado ‘Distancia anogenital como biomarcador del ambiente hormonal prenatal en humanos’, que cuenta con el apoyo de la Fundación Séneca.

 

Los objetivos principales de esta estancia son conocer de primera mano los materiales y metodología utilizados para la medición y análisis global de la AGD en la cohorte al nacimiento Cambridge Baby Growth Study (CBGS) que implementa el Departamento de Pediatría del Hospital Clínico de la Universidad de Cambridge, aplicar dicha metodología a estudios que se desarrollan actualmente en el Instituto de Investigación Biosanitaria de la Región de Murcia (IMIB-Arrixaca) y la Universidad de Murcia, y establecer colaboraciones para solicitar proyectos conjuntos de investigación competitivos nacionales o europeos.

 

Jaime Mendiola Olivares, del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, es contratado predoctoral de la Fundación Séneca y autor del proyecto de tesis titulado ‘Distancia anogenital como biomarcador del ambiente hormonal prenatal en humanos’.