Región de Murcia
Fundación Séneca Logo

Los animales (entre los cuales se encuentra el ser humano) emplean sensores fisiológicos para obtener inforamción de su entorno. Entre ellos podemos encoentrar senores eléctricos, magnéticos, térmicos, químicos, mecánicos y ópticos, por mencionar algunos. Varios de estos sensores son compartidos, en mayor o menos medida, por diversos animales, aunque están más desarrollados en unos que en otros. Esto ocurre en los seres humanos, pues no son igual de eficientes los cincos sentidos (vista, oído, tacto, olfato y gusto) de que disponemos. el sentido más empleado es el de la vista, seguido del oído, seguramente porque ambos permiten la detección a distancia; mientras que el primero se basa en las señales luminosas, el segundo requiere de estímulos acústicos.

En este libro se presentan experiencias relacionadas con estos dos sentidos, cuyas fuentes de información  (luz y sonido, respectivamente) comparten, con los oportunos matices, características de los fenómenos ondulatorios. Los materiales necesarios para cada experiencia son fáciles de conseguir, pues se encuentran en la mayotía de centros de enseñanza y, también, en muchos hogares.

Oír y Ver. 61 experimentos de acústica y óptica